|

Grupos de trabajo. ¿Cómo lograrlo si soy introvertido?

| Vida Universitaria

¿Sientes ansiedad con solo pensar en trabajar en equipo? ¿Piensas que siempre es mejor hacer las tareas individualmente? Lo cierto es que, ya sea que te guste o no, en muchos cursos vas a tener  que participar en grupos de trabajo, por lo que es importante aprender a lidiar con ellos, sobre todo, si eres una persona introvertida.

Eso sí, estos equipos pueden ser intimidantes, pues, por ejemplo, tal vez no conoces a tus compañeros o cada uno tiene puntos de vista distintos. Sin embargo, no te angusties, trabajar en grupo es una experiencia que, entre otros beneficios, fomenta valores como el compañerismo, el respeto o la solidaridad.

Por eso, si eres tímido o te cuesta expresar lo que piensas o sientes, te daremos unos consejos que te ayudarán a enfrentar los grupos de trabajo:

  • No dejes que el miedo te domine: en la universidad, el hecho que sentir mucha ansiedad por trabajar con otras personas puede convertirse en un obstáculo para disfrutar nuevas experiencias o construir nuevas amistades. Por eso, deja de lado tus miedos y trata de  participar continuamente en cursos u otras actividades que te obliguen a salir de tu zona de confort.
  • Ten una actitud positiva: los grupos de trabajo no deben convertirse en sinónimo de pánico,  sino  que  debes  afrontarlos  con  una  actitud  positiva y  de  responsabilidad.  Así, cualquier pensamiento negativo, como ¡No va a funcionar! o ¡Vamos a fracasar!, debe evitarse y considera   cada   situación   como   una   oportunidad   de   conocer nuevas perspectivas.
  • Observa  tus  capacidades:  aunque  no  lo  creas,  los  grupos  de  trabajo  sirven  para llegar a conocernos a nosotros mismos, ya que nos permiten ir aprendiendo en qué somos buenos  y  en  qué  aspectos  podemos  mejorar.  Debido  a  eso,  es  importante  que,  una  vez que  formes  parte  de  un  grupo,  analices  en  cuáles  tareas  te  sientes  más a  gusto  y  cómo puedes contribuir eficazmente al trabajo que están por realizar.
  • No   es   necesario   ser   el   líder:   toda   persona   tiene   diferentes   habilidades   que enriquecen  al  grupo  y,  por  tanto,  pueden  cumplir  un  papel  determinado:  el  líder,  el moderador  o  el  creativo,  entre  otros.  Así, debes  tener  claro  que,  cuando  trabajes con otros  compañeros,  no  puedes  abarcarlo  todo,  sino  que  debes ser  flexibles,  encontrar soluciones adecuadas y tener confianza en las destrezas de los demás.
  • Comparte  con  tus  compañeros: tener  una  buena  relación  con  tus  compañeros  es fundamental a la hora de trabajar en equipo, pues llevarse bien, saber negociar y conocer las habilidades de los demás son las bases para realizar con éxito cualquier tarea. Incluso, es muy útil cuando debemos escoger con quiénes trabajar, porque, si el profesor te deja armar tu grupo de trabajo, ya sabes con cuáles personas tienes más cosas en común, por lo que puedes unirte a ellos y así, sentirte más cómodo.
  • Da tu opinión: es importante que no permitas que el miedo a hablar te domine y entiendas que tu opinión debe ser escuchada. Así, si te parece que hay que mejorar algún aspecto, se te ocurre alguna alternativa o simplemente quieres expresar algo, debes aprender a tener la confianza y decirlo, porque puedes contribuir al éxito del grupo.
  • Aprende a escuchar a los demás: así como es importante que expreses tus opiniones, debes dejar que los otros compañeros comenten y propongan nuevas  ideas. Nuestras habilidades comunicativas no solo consisten en aprender a decir lo que pensamos, sino también en escuchar atentamente a los demás y debatir sus ideas asertivamente.
  • Acepta las críticas: al trabajar muy cerca de otras personas, es normal que surjan críticas acerca de tu desempeño. En esas situaciones, no permitas que la angustia, el pánico o los pensamientos negativos te dominen, sino que hazte responsable de tus actos y considera esos comentarios como formas positivas de mejorar tu trabajo.

Finalmente, recuerda que los grupos de trabajo son buenas oportunidades para salir de nuestra zona de confort, conocer nuevas personas y, por qué no, construir amistades duraderas. Además, son buenas herramientas para adquirir habilidades que serán fundamentales para tu futuro profesional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *