|

| Sin categoría

25 Ideas para Enfrentar un Examen

Los exámenes son y siempre serán el dolor de cabeza de los estudiantes, la causa de los desvelos la noche antes de la prueba, y la razón principal porque nos quedemos calvos a edad temprana (no, el Tío Nacho no sirve para estas cosas… ¡ni  modo!); pero aún dentro del desasosiego que un gran examen es capaz de causar (y el estrés, más que cualquier otra cosa) tenemos la alternativa de invocar a las generaciones estudiantiles pasadas para aprender de su sabiduría.

A continuación un recopilado de las mejores 25  ideas  para  enfrentar  un examen de todos los tiempos, tomado de la biblioteca y el arcano especial de los saberes ancestrales estudiantiles, y de la experiencia de los más intrépidos alumnos del grupo de expertos llamado “pasé el semestre de panzazo”. Seguramente alguna te valdrá: 

Ideas 

  1. Relaciona  los  conocimientos  con  algo  que  te  sea  fácil  recordar, por  ejemplo,  con una canción.
  2. Duerme después de estudiar; está comprobado que dormir favorece el proceso de aprendizaje y retención.
  3. Escribe tus resúmenes con tinta azul. 
  4. Si   tienes   problemas   con   la   concentración,   por   favor,   no   estudies   con   otras personas. 
  5. Si  pretendes  estudiar  con  música,  esta  no  debe  ser  pesada  ni  tu favorita,  pues  lo que  menos  queremos  es  que  te  la  pases cantando  mientras  piensas  en  la célula procarionte; mejor algo tranquilo y sin letra. 
  6. Estudia en un lugar con buena iluminación, ayudará a tu vista y favorecerá la memoria visual. 
  7. Desayuna bien, pero BIEN, pues necesitarás energía.
  8. Ve al baño antes de presentar la prueba, no querrás tener que salir de emergencia en los últimos 10 minutos… 
  9. Evita  tener  emociones  fuertes  los  días  antes del examen, para que  no  sean  una distracción.
  10. Para  estudiar:  desconecta  las  redes  sociales,  apaga  el  teléfono  y,  si  puedes,  enciérrate con llave en un lugar apacible. 
  11. No comas mientras estudias. 
  12. Cierra  la  puerta  a  tu  perro  Fifi  o  al  gato  gordo  mientras  estudias:  evitaremos distracciones a toda costa. 
  13. Dormir  bien  la  noche  anterior,  así  serás  una  fresca  lechuga  (o con  suerte,  una coliflor) la mañana siguiente. 
  14. Si  al  final  decides desvelarte  toda  la  noche,  no  apuestes  por  la  cafeína  o  sodas  de cola, mejor prepárate una buena jarra de naranjada. 
  15. Haz  un  acordeón,  servirá  para  que  tengas  a  la  mano  la  información  y  sirve  de repaso,  ojo  que  no  es  para  usar  como  trampa  en  el  examen,  sino  para  estudiar, aunque si no te da tiempo para aprender todo… bueno, que cada quien saque sus conclusiones. 
  16. No  estudies  TODO  el  día  anterior,  reserva  al  menos  2  días  de  estudio  antes  de  la prueba. Tendrás los conocimientos a la mano y no estarás exhausto. 
  17. Si  has  ignorado  mi  anterior  consejo  y  tu  examen es  mañana  pero  aún  tienes  todo el  día  de  hoy  para  estudiar:  primero,  realiza  un  resumen  acerca  de  todo  el  curso, trata  de  comprenderlo,  y  lee  el  resumen  una  vez;  luego  levántate  temprano  y relee dos veces el resumen. Te acordarás de todo. 
  18. Si ya no tienes todo el día para estudiar, sino que sólo te queda la noche, entonces el  consejo  3  no  te  servirá,  mejor  apuesta  por memorizar el  contenido  del  curso: haz  una  lista  con  los  conceptos  importantes  y  repítelo  tantas veces  como  puedas, mezclando la técnica con el punto 1; a la mañana siguiente vuelve a leer tu lista. 
  19. Si  estudias  tarde,  asegúrate  de  hacerlo  en  un  lugar  incómodo,  así  estarás  menos tentado a dormirte sobre la mesa. 
  20. De  nuevo  con  la  noche:  no  uses  ropa  muy  abrigadora  ni  suave,  mejor  que  sea fresca.  
  21. Cuando  estés ya  te encuentres  muy  cansado  de estudiar  es  recomendable  dormir una siesta breve de 20-30 minutos o salir a caminar, siempre y cuando no sea en la noche, o corres el riesgo de quedarte dormido más tiempo. 
  22. Cuando  falte  poco  tiempo  para  la  prueba  y  aún  no  hayas  estudiado,  corre  a  pedir las  notas  de  clase  a  algunos  compañeros  en  lugar  de  lanzarte  a  leer el  libro: perderás menos tiempo. 
  23. Revisa las tareas: normalmente alguna de ellas se incluirá en la prueba.
  24. Lleva  dulces  al  examen,  curiosamente  así  no  te  distraerás  y  funcionará  como  estímulo. 
  25. Y -personalmente  no  lo  recomiendo-  crea  un  grupo  de  whatsapp  para  el  examen, quizá alguien se sepa la respuesta de la 5…

¿Tienes algún otro truco especial que te haya salvado en un examen?,  ¿o quizá -en casos de emergencia- la técnica perfecta para estudiar todo en 48 horas? Te invito a contribuir a engrosar  esta  lista  de  ideas,  y  recuerda  siempre  tener  algún  AS  bajo la  manga  para  las pruebas. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *